Cuando la caries es muy grande, o el nervio queda expuesto por un traumatismo, el tratamiento de elección es la endodoncia (matar nervio). En este caso procederemos a la eliminación del tejido pulpar (nervio) enfermo que encontramos en el interior del diente o molar. A continuación se rellenan los conductos con un material de obturación específico para la posterior realización de una reconstrucción, corona o prótesis.

Parte de la aparatología que utilizamos para realizar la endodoncia es un localizador apical, que permite conocer la longitud de la raíz sin necesidad de hacer radiografías, disminuyendo la cantidad de radiación que recibe el paciente.

localizador apical