Los niños requieren una atención y dedicación especial ya que no son pequeños adultos. Es necesario hacerlos partícipes de los tratamientos que necesitan para que la colaboración sea máxima. En nuestro centro, procuraremos que la experiencia de ir al dentista sea una aventura más de su día a día.

Para favorecer una relación de normalidad con el dentista, recomendamos iniciar las visitas de revisión a los 3 años. Este inicio temprano en la relación del niño con el dentista ayuda a que vaya familiarizándose con el ambiente de la clínica y permite detectar posibles problemas a tiempo, lo que facilita su tratamiento.